VIDA LE SACA UN PUNTO AL CAMPEÓN

IMG_8979

Motagua y Vida igualaron 0-0 en el estadio Carlos Miranda de Comayagua, a donde el equipo “Rojo” de La Ceiba llegó a competirle al bicampeón nacional.

Motagua mereció mejor suerte, pero las pésimas decisiones arbitrales, que invalidaron dos jugadas lícitas que pudieron cambiar el rumbo de las acciones, sin desmeritar la labor de un visitante que jugó con convicción los 90 minutos para “robarle” un punto de oro al actual campeón del fútbol hondureño.

El compromiso que daba por concluida la sexta jornada liguera anticipaba un gran duelo entre ambos representativos, con un Motagua como único invicto y por el antecedente reciente de un ceibeño en franco ascenso que venía de ganar con sobrados méritos su último compromiso ante el Honduras Progreso.

Así las cosas el capitalino no esperó mucho para adueñarse de la redonda y en menos de dos minutos, perforaba la portería de Ricardo Canales, pero un error de apreciación, que por cierto ya son recurrentes en el arbitraje hondureño, evitó que Motagua se fuera arriba porque invalidaron la bonita jugada que transformaba en gol el futbolista Wilmer Crisanto.

Con la “pequeña” ayuda del árbitro Armando Castro, los visitantes al parecer se dotaron de mayor confianza y comenzaron a jugar convencidos que podían dar la sorpresa y llegaron a poner en aprietos a los locales.

El primer aviso que en la liga no hay rival menor lo dio Akeey Roach, con un disparo que pasó muy cerca de la meta de Rougier, después el mismo Javier Portillo asustaba con un bombazo al arquero azul que no vivía buenos momentos porque el ceibeño tenía entre “ceja y ceja” su portería y llevaba constante peligro en los primeros 20 minutos.

Transcurrido el 23”, Motagua se fue sacudiendo el dominio rojo y en esa instancia nadie mejor que Erick Andino, porque este tras burlar la marca de la bien plantada defensa rival, centró a placer al corazón del área pero increíblemente Rubilio Castillo desaprovechó la ocasión y su disparo se fue lejos de la portería de Canales.

Fueron quizá los mejores momentos del partido porque después de la media hora, el juego se volvió lento y aburrido, y así hasta el término de los 45” minutos, los ceibeños la pasaron con criterio y redujeron, obviamente, las posibilidades de ser atacados, no se desgastaron por acelerar el juego, en todo caso los obligados a apretar eran los locales.

Tras las duchas, el técnico Diego Vásquez, intentó dotar de mayor velocidad y ofensiva a su equipo, es por eso que envió al terreno de las acciones al delantero Marco Tulio Vega, las bandas del azul obtuvieron mucho más velocidad dejando en claro que sus intenciones eran buscar cuanto antes posible el gol de la ventaja ante un rival que comenzaba a sufrir con las malas entregas y al parecer le pasaba factura el desgaste de la primera mitad.

Ni siquiera el ingreso de Vega, Martínez y Crisanto, ni el notable desgaste del Vida, servía para que el azul, aparentemente más fuerte, consiguiese meter el miedo en el cuerpo de su rival, que fue dejando correr el reloj para sumar un punto de gran valor en sus aspiraciones de seguir subiendo en la tabla de colocaciones.

Pero el rojo quería dejar en claro que sus últimas actuaciones no eran ninguna casualidad, porque al 77” J. Charles, encendió las luces de alerta del “ciclón”, con un disparo que obligó a Rougier a estirarse para evitar la anotación.

Fue solo un susto para los de Diego Vásquez , porque siguieron insistiendo, arrinconaron a su rival y en esa faceta tuvo que ser Rubilio Castillo el que rompiera la muralla ceibeña, con un “misil” que fue tapado de gran manera por Canales que ya era figura en el compromiso .

A ocho minutos del final el ímpetu motagüense dio sus frutos, pero nuevamente el árbitro central Armando Castro, anuló la acción que selló el compromiso sin goles y repartió puntos por igual para ambos clubes.

Transcurridos los 90’ no hubo para más, el marcador no se movió, pero fue suficiente para que el Vida saltara de la octava posición a la sexta, mientras que Motagua con el ceño fruncido, se conformó con una segunda posición que ahora comparte con la Universidad Pedagógica Nacional.

Deja un comentario